Blog 0

EL EGOÍSMO NO TE CONDUCE A LA FELICIDAD

El egoísmo no te conduce a la felicidad
TODOS QUEREMOS SER FELICES, NECESITAMOS SER AMADOS Y SOMOS EXPERTOS EN IDENTIFICAR CUÁNDO NUESTRA PAREJA NO NOS CORRESPONDE. SIN EMBARGO; SI FUERAS TÚ QUIÉN NO ESTÁ RESPONDIENDO ADECUADAMENTE AL AMOR QUE EL OTRO TE DA ¿QUÉ HARÍAS? ¿DEJARÍAS EL EGOÍSMO PARA SER FELIZ?

El egoísmo no te conduce a la felicidad, si actúas como si solo tú existieras en el mundo los demás terminarán dejándote así, solo. Nadie es feliz al lado de una persona que es incapaz de hacer empatía o de ver a los demás. Y cuando hablo de “ver” me refiero a conocer al otro, reconocer su valor, escucharlo, aceptarlo, permitirle mostrarse como es, sin condiciones, juicios o imposiciones. Así que obtener la felicidad en pareja centrándote solo en ti mismo y no en los dos es inviable.

Hemos aprendido mal; creemos que amar es complacer, imponer, exigir y sacrificar y quien no nos muestre su afecto de esa manera, debería sentirse culpable. Hemos confundido al egoísmo con el amor y vivimos buscando la felicidad a través de esa falsa interpretación de la autoestima. A la felicidad te conduce el respeto, cuidado y atenciones mutuas, el espacio para desarrollarse solos y como pareja, la libertad y el entendimiento.

RECONOCES QUE ERES EGOÍSTA EN UNA RELACIÓN:

1.- Si quieres que el otro sea o se comporte como tú quieres, aunque tú creas que tienes las mejores intenciones.

2.- Si te concentras más en pedir que en dar.

3.- Si impides que el otro tome una decisión favorable para él porque sientes que a ti te perjudica.

4.- Si tus necesidades, deseos y emociones son más importantes que las del otro.

5.- Si manipulas a la otra persona para que esté contigo o pase tiempo contigo por lástima, compromiso o conveniencia.

6.- Si permaneces en una relación aunque no eres capaz o no estás dispuesto a corresponder el sentimiento que el otro tiene por ti.

7.- Si solo demuestras afecto e interés por la otra persona cuando la necesitas.

La lista es larga pero algunos comportamientos son más sutiles y pueden pasar desapercibidos aún cuando estos generen culpa o frustración en quien los recibe. Pueden ser erradicados cuando el egoísta lo reconoce por sí mismo o lo acepta con madurez si se le hace caer en cuenta. Después hacer todo lo contrario a la postura del egoísta: abrirse, dejarse ver, permitirse experimentar la vulnerabilidad que supone el riesgo de amar completamente. Ese cambio no solo puede evitar mucho dolor y resentimiento en la pareja sino que fácilmente la conducirá por la vía de la felicidad.

Compartir

2 thoughts on “EL EGOÍSMO NO TE CONDUCE A LA FELICIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda